Estimulación basal



El método de la estimulación basal –desarrollado por A. Fröhlich- aporta un concepto de intervención globalizada con el objetivo de promover la comunicación, la interacción y el desarrollo, tomando como punto de partida cada una de las necesidades humanas más básicas.

La Estimulación Basal es un concepto de intervención global donde no es únicamente importante la propuesta metodológica que se describe, sino la comprensión de la filosofía o del posicionamiento ante la persona gravemente afectada.

La Estimulación Basal tiene presente que toda persona tiene capacidad de entrar en comunicación a niveles básicos y la capacidad de percibir el entorno material a partir de proximidad física directa. Por lo tanto, se han de encontrar actividades para las que no se requiera experiencia previa alguna, ofrecer una oferta educativa que no tenga exigencias, y que se presente como interesante al tiempo que sugiere pequeños retos.

Este modelo de intervención se rige por una serie de principios.

Principios Modulantes:

- Principio de ritmo: Los ritmos más básicos son los biológicos (corazón, respiración), y es a partir de estos que se introducen otros que ayudaran al niño a situarse en este mundo.

- Principio de contraste: Hemos de ofrecer al niño situaciones contrastadas como movimiento-quietud, sonido-silencio, luz-oscuridad…. para ampliar y enriquecer la existencia, teniendo en cuenta que estas situaciones ayudan al niño a comparar.

- Principio de latencia: El tiempo de respuesta de estos alumnos es mucho más lento, por ello hemos de tener paciencia y saber esperar esas respuestas, introduciendo pausas en la actividad y ofreciendo tiempos de espera.

-Principio de equilibrio: Todas las situaciones que presentemos se han de presentar de forma estructurada.

- Principio de simetría: El cuerpo humano es simétrico, por ello cuando intervengamos sobre el cuerpo de una persona gravemente afectada deberíamos devolverle una imagen de su cuerpo lo más completa posible.

- Interacción personal: La interacción a llevar a cabo con este tipo de alumnos necesita de cierta actitud e implicación personal que no será posible si el profesional no está lo suficientemente motivado, centrado y/o con una actitud favorable.

- Naturalización: El desarrollo como proceso natural no contempla la segmentación de la persona, por ello se ha de realizar una intervención global. - Individualización: La necesidad de un trabajo individualizado y muy especializado con los alumnos plurideficientes, requiere también por parte de todos los profesionales que atienden al alumno, un conocimiento de la problemática y las necesidades de cada niño
 
         La estimulación basal es pues el intento, teniendo en cuenta la plasticidad del cerebro humano, de posibilitar el aprendizaje en un nivel elemental y crear la condición necesaria para ello. 

Las áreas de estimulación basal son: 

Estimulación somática: Esta forma de percepción, en la que interviene toda la superficie del cuerpo, es de especial importancia ya que contribuye a percibir de un modo intenso los sentimientos de proximidad y seguridad que tan importantes resultan para los primeros momentos del desarrollo.

Estimulación vibratoria: Es un modo de hacer reaccionar a los niño/as con deficiencias extremas del desarrollo, posibilitándoles la captación de vibraciones corporales(inicialmente) y acústicas (en un momento posterior).

Estimulación vestibular: Se refiere a la percepción del equilibrio y de la posición en el espacio. Los movimientos de balanceo resultan estimulantes percibiéndolos con claridad al tiempo que los distinguen de las situaciones de reposo.
.
Estimulación oral:
Se debe utilizar en aquellos casos en los que la motricidad bucal está alterada y no permite la realización de procesos coordinados. Pretende partiendo de actividades como el chupar, palpar, beber,... en las que se producen algunos sonidos configuran la base para el posterior desarrollo del habla.

Estimulación del olfato y del gusto: Las sensaciones procedentes de estos dos sentidos se entremezclan de ahí su tratamiento conjunto. Las experiencias olfativas contribuyen a hacer más consciente, en el niño la función de la nariz.

Estimulación del gusto
: Este tipo de estimulación ofrece una buena base previa para la valoración deseada y necesaria de los alimentos por parte del niño.

Estimulación acústica: Pretende el desarrollo del oído, como condición previa del habla del desarrollo y del lenguaje. Esta estimulación se y utiliza cuando el niño no tiene que depender ya de la estimulación corporal directa a través de vibraciones.

Estimulación táctil háptica: Es aquella que se encarga de integrar las sensaciones procedentes del tacto (temperatura, presión, dolor y movimiento, que son percibidas a través de las palmas de las manos, lados internos de los dedos y yemas) con el palpar activo que procura estas impresiones de modo intencionado.

Estimulación visual: Cobra gran importancia para los niños, ya desde muy temprano, porque el ámbito de la percepción visual es el prioritariamente empleado en la percepción y orientación. Además, la emocionalidad, la comunicación y el lenguaje también se encuentran en muy estrecha relación con la capacidad visual.

Estimulación de la comunicación: La comunicación es el punto central de la vida, alrededor del cual se agrupan todas las otras capacidades y posibilidades. Sin comunicación alguna no seria posible la vida. De acuerdo con esto, la estimulación de la comunicación pretende el descubrimiento conjunto de una nueva lengua, en la que la voz, la cara y el cuerpo tomen parte en la misma proporción.