Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo 2 de abril

 

¿Cómo entender a un amigo con Autismo?


¡Amigo!
¡Conversa conmigo!
No puedo entenderlo todo, pero puedo aprender…
¡Juega conmigo!
No puedo entender todas las reglas, pero puedo aprender
¡Fíjate en lo que puedo hacer y no en lo que no puedo hacer!
¡Escúchame!
No siempre puedo comunicarme con palabras, pero puedo aprender…
¡Sé mi amigo!
No siempre sé compartir mis sentimientos, pero puedo aprender…
¡Aprende conmigo!
Nosotros aprendemos de forma diferente, pero podemos aprender juntos…
¡Sé paciente conmigo!
Puedo demorarme en aprender, pero aprendo…
¡Tú eres mi amigo!
¡Aprenderemos juntos!
¡Todo lo que te pido es que lo intentes!
¡Comprende mis dificultades!
¡Tolera mis diferencias!
¡Soy un niño como tú!
¡Mira el mundo a través de mis ojos!
¡Haz una diferencia en mi mundo!
¡Sé mi amigo!
¡Crée en mi!
 
¿Qué es el Autismo?
Un niño con Autismo percibe el mundo de una manera diferente. Posiblemente le cueste relacionarse con otras personas y reaccione de manera inusual a lo que sucede a su alrededor. Por ejemplo, los ruidos normales del día a día podrían molestarle tanto que trate de taparse los oídos. También es posible que no le guste que lo toquen, aunque sea suavemente.
Los problemas para relacionarse pueden resultar por una dificultad para interpretar los sentimientos e intenciones de los demás. Por ejemplo, cuando alguien sonríe, sabemos que esa persona se siente feliz o quiere ser amistosa. Sin embargo, el/la niño/a con autismo posiblemente no comprenda los sentimientos que transmite esa sonrisa.
Adicionalmente, algunos/as niños/as con autismo tienen dificultad para asociar las palabras con su significado. Imagínate que trates de entender lo que te dice tu mamá sin comprender lo que sus palabras significan. Todavía es más frustrante cuando el niño no puede encontrar las palabras adecuadas para expresarse.
El Autismo puede hacer que los niños se comporten de manera inusual. Por ejemplo, aleteando las manos, repitiendo ciertas palabras una y otra vez e insistiendo en jugar con un mismo juguete. Además, a la mayoría de los niños con autismo les alteran los cambios de rutina. Les gusta y tranquiliza hacer las cosas de la misma forma siempre. Posiblemente insistan en acomodar sus juguetes u otros objetos de cierta forma y se molestan si los mueven o cambian de lugar.
El cerebro de un niño con autismo suele tener dificultad para descifrar y comprender el mundo a su alrededor. Todos los días nuestro cerebro interpreta las imágenes, sonidos, olores y todas las sensaciones que sentimos. Si nuestro cerebro no pudiera interpretar los estímulos de forma convencional, sería difícil funcionar, conversar, ir a la escuela y hacer las cosas de todos los días según las normas convencionales establecidas.
Hay niños que tienen un grado leve del Autismo y tienen pocas dificultades en su vida. Otros están más afectados y necesitan más ayuda.

¿Qué ocasiona el Autismo?
El Autismo afecta a 1 de cada 150 niños pero las causas aún son desconocidas, aunque hay diversos factores que podrían incidir en que se manifieste.
Conocer la causa exacta es difícil porque el cerebro es muy complejo.  Los científicos están trabajando muy duro para comprender por qué sucede esto.