TDAH en las madres aumenta el riesgo de autismo infantil



Los hijos de las mujeres que tienen Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) tienen un mayor riesgo de autismo y déficit de atención, según un estudio publicado el 21 de enero en la Revista “Journal of Child Psychology and Psychiatry”(1). Esto sugiere que los dos trastornos tienen factores de riesgo comunes.
Doble riesgo: Las mujeres diagnosticadas con TDAH tienen más del doble de riesgo de tener un hijo con autismo.  Foto: Scott Liddell http://www.scottliddell.netEl Autismo y el TDAH son conocidos por compartir síntomas y aproximadamente el 30 por ciento de los niños con autismo también cumplen los criterios para TDAH(2). Las dos condiciones a menudo aparecen en las mismas familias , y los estudios de gemelos y estudios genéticos han sugerido que comparten factores de riesgo genéticos.
El nuevo estudio es el primero en examinar la transmisión de las dos condiciones de una generación a la siguiente en un estudio basado en la población en general. También es el primero en encontrar que el diagnóstico de los padres de TDAH aumenta el riesgo de trastornos en el niño.
“Hemos sabido durante décadas que el TDAH es hereditario. Pero ahora estamos empezando a recoger un conjunto de evidencias que sugieren estos dos trastornos comparten alguna responsabilidad” , dice la investigadora principal, Erica Musser, profesora asistente de psicología infantil y adolescente de la Universidad Internacional de Florida.
Musser y sus colegas utilizaron datos de la Kaiser Permanente Northwest Health Plan, un grupo de seguros que cubre a casi medio millón de personas en Oregon y el estado de Washington . Se reunieron los registros electrónicos de salud para todos los niños nacidos de padres con ese plan, entre 1998 y 2004 (y que todavía estaban asegurados por Kaiser en 2012) -46.030 niños en total- y de la madre de cada niño. Ellos documentaron cualquier diagnóstico de Autismo y TDAH y la información demográfica como la edad, la raza y el orden de nacimiento .
“No ha habido muchos estudios sobre la familia anteriores, y este es de lejos el más grande”, dice Angélica Ronald, profesora de Ciencias Psicológicas en Birkbeck, de la Universidad de Londres, quien no participó en el estudio.
Riesgo compartido:
Para evitar dar peso estadístico adicional a las mujeres con varios hijos, dado que los niños que nacen después tienen un mayor riesgo de autismo que los hijos primogénitos, los investigadores restringieron sus análisis a primogénito y sus hijos solamente. Eso dejó a 28.646 madres y sus hijos: 16.058 hijos únicos y 12.588 niños primogénitos de familias de varios hijos.
De esos niños, 609 han sido diagnosticados con autismo, 213 con TDAH, 54 con ambas condiciones y 27.770 con ningún síntoma. 516 madres tienen un diagnóstico de TDAH, sólo 9 de ellas recibieron un diagnóstico de autismo, muy pocas para un análisis significativo.
Los investigadores determinaron que el diagnóstico de una madre de TDAH aumenta el seis veces el riesgo del un niño a tener esa condición y 2,5 veces el riesgo de tener autismo. “Esa es una gran diferencia en el riesgo”, dice Musser .
Este aumento del riesgo se mantiene incluso cuando los investigadores controlaron la edad de la madre, el sexo del niño, la edad al momento del diagnóstico y si el niño nació antes o después del plazo. Cuando los investigadores seleccionaron al azar un niño de cada familia para repetir el análisis -que significa que menos niños serían primogénitos- sus resultados mostraron aún el mismo patrón de riesgo.
Aunque los investigadores no pueden decir si esto se debe definitivamente a la genética, factores ambientales o a ambos, los resultados son “consistentes con la idea de que existen factores de riesgo genéticos que son compartidos entre los dos trastornos”, dice Benjamin Neale, profesor asistente en la Analítica y Genetica Traslacional del Hospital general de Massachusetts en Boston , quien no participó en el estudio.
“La medida en que vamos a ver la superposición genética entre estos trastornos, o incluso la superposición de factores del medio ambiente, sigue siendo una pregunta abierta”, dice Neale. “Podemos aprender más acerca de los procesos biológicos que subyacen a las enfermedades relacionadas, si entendemos lo que se comparte y lo que es específico (a cada uno)”.
Musser afirma que el siguiente paso es buscar la transmisión de los riesgos de padres a hijos. El Autismo y el TDAH son a la vez más comunes en los hombres que en las mujeres, lo que puede afectar el patrón en las tasas hereditarias.
Los estudios también podrían examinar cómo afecta la transmisión familiar de síntomas específicos, debido a que muchos niños con TDAH presentan síntomas de autismo, y viceversa, agrega Ronald. “Un enfoque complementario sería mirar a los niños con TDAH que también tienen deterioro social o interés restringido, por ejemplo”.

 http://autismodiario.org/2014/03/06/tdah-en-las-madres-aumenta-el-riesgo-de-autismo-infantil/